2012-03-07

Nippon Ai Shiteru: La muerte en Japón

Esta semana en Nippon Ai Shiteru hablamos de cómo viven los japoneses la muerte. Para llegar a comprender como piensan debemos hacer una pequeña síntesis de las religiones que existen en el país y terminaremos explicando como es un funeral japonés y la ceremonia de amortajamiento, muy poco conocida.

Principalmente hay 2 religiones mayoritarias, el budismo y el sintoísmo. Las otras religiones como el cristianismo y el judaísmo no tienen la misma repercusión por las prohibiciones tan rígidas que se promulgaron en la época tokugawa.


El shintoismo es la religión más antigua de Japón y la única que es considerada nativa del país, este nombre se podría traducir como “el camino de los dioses" o "kami no michi”. En ella se adora a los espíritus de la naturaleza y niveles superiores de existencia, los kamis, que además de ser deidades que representan ciertos ideales o simbolizan un poder abstracto, también son antepasados deidificados. No tiene ningún libro santo, ningún fundador y ningún canon, sin embargo los dos libros más antiguos de Japón, El Nihonshoki y el Kojiki hablan de esta religión y contienen un registro de la mitología japonesa donde explican la existencia de los shinigamis.

La característica más distintiva de la religión es la convicción de que los dioses, el hombre y la totalidad de la naturaleza tienen el mismo origen divino, por lo tanto pertenecen a la misma familia.
Para el shintoismo no hay una muerte en sí, sino una evolución progresiva y sin fin. En lugar de morirse, el hombre se retira (mi-makaru) o va al cielo al final de su vida, llamado Yomi. Cuando esto pasa, la parte inferior del alma humana (kuni-mitama) vuelve a la tierra de donde viene; la otra (wake-mitama) va al reino de los cielos, donde se transforma en kami. En ciertas corrientes místicas del shintoísmo se cree que allí el alma se purifica, desarrolla sus posibilidades y trabaja para la mejoría del mundo.


El budismo llegó a Japón en el siglo VI, desde Corea y China. Esta religión esta basada en alcanzar la “iluminación”. Fue fundada por un noble indú llamado Siddharta Gautama, quien tras sentarse durante mucho tiempo en su árbol bodhi, haciendo una meditación profunda, encontró el nirvana y dedico el resto de su vida a propagar sus enseñanzas en el norte de la India.

Para un budista la muerte es el comienzo a otra vida, esto es el renacimiento. Creen que el karma de una persona pasa a la siguiente y así la vida de esta será mejor o peor según las acciones que haya tomado en sus vidas pasadas. La rueda no se rompe hasta alcanzar la felicidad plena o nirvana.


Al ser la mayoría de las personas budistas, los ritos funerarios están ligados a la rama budista que se procesa en el país. La mayoría de las familias tiene en casa un Bustsudan, que es un armario madera que tiene dentro un icono religioso o un pergamino con sutras, que contienen discursos de buda.

En el butsudan se coloca la foto de la persona fallecida junto con dos luces y dos ramos de shikibi. Antes del velatorio el cuerpo se lava y los labios del difunto se humedecen con agua, en una ceremonia llamada el agua del último momento "Matsugo-no-mizu" y al fallecido se viste con un kimono llamado kiokatabira, de color blanco.


Durante este proceso se celebra la ceremonia de amortajamiento, conocida como nokan. Esta ceremonia trata de honrar al difunto de la forma más respetuosa posible. En todo momento se trata a la persona con sumo cuidado para salvaguardad su dignidad procurando que la familia no ve el cuerpo desnudo.

Lo primero es el lavado del cuerpo, con el se borra el cansancio, el sufrimiento y las preocupaciones de este mundo. Representa el primer baño de un recién nacido en el mas allá.

Lo siguiente es colocar las ropas al difunto, de una forma cuidadosa y sin que se vea ninguna parte del cuerpo. Además se le coloca las manos entrelazadas, sosteniendo un mala budistas o rosario. Por ultimo, mas importante se maquilla a la persona, este paso es el más laborioso, el nokanshi debe dejarle como si aun estuviera vivo.


Después de estos pasos introducen lo introducen en el ataúd con algún objeto personal que se pueda quemar y seis monedas para cruzar del Río de Tres Cruces de la tradición budista. El velatorio termina cuando un sacerdote budista recita los sutras y los familiares ofrecen tres veces incienso al a persona fallecida.

El funeral por general es el día después del velatorio. En La ceremonia el fallecido recibe un nuevo nombre budista (kaimyō) escrito en kanji. La longitud del nombre depende de la esperanza de vida de la persona, o más comúnmente, de la donación de los familiares al templo, que pueden ir desde un nombre común a uno muy elaborado por 1 millón de yenes. . El kanji para estos kaimyō suelen ser muy viejos, rara vez se utilizan y poca gente hoy en día puede leerlos.

Al final de la ceremonia fúnebre, los invitados y familiares pueden depositar flores en el ataúd alrededor de la cabeza y hombros del difunto antes de que el féretro se cierre y sea transportado al crematorio.

Una vez incinerado, los familiares escogen los huesos de las cenizas y se los van pasando entre sí hasta la urna con unos grandes palillos. Esta es la única vez que es apropiado para dos personas pasarse el mismo artículo con palillos, hacerlo en la comida se considera una importante infracción de etiqueta. Los huesos de los pies se recogen en primer lugar, y por último los huesos de la cabeza. Esto es para asegurar que el fallecido no entre al revés en la urna.

Una tumba japonesa típica (haka) consiste en un monumento de piedra, con un lugar para las flores, el incienso y agua en frente del monumento además de que haya una cámara o cripta debajo para las cenizas. El nombre suele estar grabados en la parte frontal del monumento y la fecha en un lateral. En estas lapidas se tiene la costumbre de hacer la inscripción de los dos cónyuges, cuando uno de ellos muere el nombre del otro se pinta en rojo, la cual se borra cuando este también fallece.

Antiguamente todas las ceremonias que hemos descrito lo hacían las propias familias en sus hogares pero hoy en día es un negocio muy lucrativo, en todo Japón hay 4700 funerarias y se estima que mueven unos 110 mil millones de yenes, aproximadamente unos 80 millones de euros.

Enlaces:
Anteriores entregas de Nippon Ai Shiteiru

12 comentarios:

Jim dijo...

Yo sólo quería recordaros que hoy 7 de marzo se cumplen 20 años de la emisión del primer episodio de Sailor Moon.

AtahoneroPepinero dijo...

Interesante artículo. Si el sintoísmo es tan mayoritario, ahora entiendo los miedos de Obata el hecho de haber dibujado Shinigamis (sumado a lo supersticioso que es xD)

P.D: Tiene que dar mazo de yuyu ser viud@ y saber que ya hay una tumba con tu nombre escrito xD

otaku dana dijo...

jim, gracias por la informacion y yo que creia que lo savia todo de sailormoon. por cierto me ha gustado mucho este articulo sobre la muerte en japon. eso de pasarse los huesos con palillos dudo que pudiera hacerlo. me da cosa hasta ver el coche negro de los muertos.imaginate coger sus restos.

otaku dana dijo...

jim, gracias por la informacion y yo que creia que lo savia todo de sailormoon. por cierto me ha gustado mucho este articulo sobre la muerte en japon. eso de pasarse los huesos con palillos dudo que pudiera hacerlo. me da cosa hasta ver el coche negro de los muertos.imaginate coger sus restos.

Mizaru_Geisha dijo...

Vaya, genial, muchas gracias por todo el articulo, me ha encantado!

Karellen dijo...

Un artículo muy interesante. Gracias.

¿¿Los familiares se pasan los huesos unos a otros con palillos?? Alucinante.

Pero más alucinante todavía es que, en todos mis años de aficionado, NUNCA JAMÁS haya visto esa escena en ningún manga ni anime (y eso que los autores japoneses no se cortan ante nada). ¿Es por extremo respeto hacia el ámbito privado de las ceremonias fúnebres, o por ser una práctica muy minoritaria?

YukaTsuki dijo...

Increible. Aunque algunas cosas ya las sabía, eso de que se pasan los huesos con palillos y demás no tenía idea.
Además, también sabía que en las lápidas ponían el nombre del cónyuge pero no sabía que lo ponían en color rojo hasta que muriera, pensaba que lo esculpían cuando dicha persona moría.

Curioso dato, sin duda.
Gracias.

Fran con nata dijo...

Un articulo muy interesante ,gracias por publicarlo! Siempre es curioso conocer otras costumbres. Os imaginais recogiendo huesecillos? Porque yo no xD

Dragneel D. Natsu dijo...

Me encantan estas entradas "culturales"... Es algo que deben leer todos los amantes de la cultura japonesa...

David J. 'Batto' dijo...

Si os ha gustado la entarda veros "DESPEDIDAS" la película japonesa que estuvo nominada a las OScars hace un par de años. En ella el protagonista acaba trabajando de esto... y se ve muy bien el ritual con gran lujo de detalles y desde un prisma muy respetuoso... SÚPER INTERESANTE!

shin dijo...

@Batto no solo estuvo nominada Despedidas sino que ganó :-) La tengo pendiente de ver.

Razor dijo...

Me encanta la cultura japonesa en todos sus aspectos, siempre me ha fascinado.

Gracias por esta serie de artículos sobre Japón ;D

Publicar un comentario en la entrada